Un dia después de que los inversionistas de Uber Benchmark Capital demandaran el pasado diez de agosto al antiguo CEO de Uber, un clan de banqueros del servicio de transporte privado ha encargo que los inversionistas abandonen el consejo de administración.

En una petición por correo electrónico, Shervin Pishervar de Sherpa Capital, Ron Burkle de Yucaipa Cosy Adam Leber de Maverick criticaron la forma en la que Benchmark Capital exigió la renuncia de Travis Kalanick y la demanda que interpusieron en su contra. Los banqueros pidieron la salida de los inversionistas de la junta directiva de la compañia para que ya no puedan tomar parte en las decisiones de Uber.

El correo electrónico, anunciado por Axios, afirmaron que la demanda puede costar al servicio de transporte privado un desastre en relaciones públicas también de interferir en la recaudación de fondos y en la búsqueda del nuevo CEO de la compañía tras la salida de Travis Kalanick.

Por ello, pidieron que la compañia con una inversión valorada en mas de 8 mil millones de dólares abandone la junta directiva y que se desprendan de las acciones de Uber. “Tenemos inversores dispuestos a adquirir estas acciones tan pronto como recibamos la confirmación de que Benchmark esta dispuesta a retirar la demanda y a vender mínimo un 75% de sus propiedades”.

La demanda y la petición de los banqueros será discutida este viernes once de agosto por el consejo de administración de Uber, mientras que los banqueros que firmaron el correo electrónico sostienen que hay más interesados en que los inversionistas abandonen la compañia y la demanda contra Travis Kalanick sea retirada.

A pesar de la polémica, en la petición se admiten las irregularidades de la compañia y que dieron paso a la salida de Kalanick como CEO de Uber, pese a que para los banqueros el dilema ha sido en la forma en la que Benchmark ha afrontado el conflicto:

Naturalmente, compartimos sus preocupaciones acerca de los problemas que la compañia ha enfrentado en los últimos meses, sin embargo estamos muy preocupados por las estrategias usadas por Benchmark para crear frente a ellos, las cuales nos parecen éticamente dudosas.

El pasado jueves diez de agosto, Benchmark Capital denunció al antiguo CEO por fraude, incumplimiento de contrato e incumplimiento de obligaciones fiduciarias. El objetivo de la acusación es que Kalanick vuelva a la compañía, una decisión que consideraron “inadecuada e inequitativa, y debe ser invalidada”.