Después de unos años complicados por la crisis económica y los recortes presupuestarios en la totalidad de Administraciones Públicas, la inversión para digitalizar nuestros espacios urbanos parece haber recuperado el pulso. Y late mas acelerado que nunca, a tenor de los documentos que manejan las firmas de análisis.