El pasado seis de abril, un tolerante se sometió a una operación para suprimir un liposarcoma de glúteo, un tumor maligno muscular que le habían localizado períodos atrás. La operación podría haber sido una cirugía de rutina en el seno del Hospital General Universitario Gregorio Marañón, situado en pleno