La historia nueva del mainframe ha estado marcada por el eterno debate sobre su muerte y resurrección, de aquellos que aborrecen el codigo en COBOL y su poca agilidad frente a aquellos que vanaglorian su extraordinaria solidez y seguridad. Una discusión en la que IBM, el Gigante Azul