El veranillo siempre es un buena época para gozar de esos títulos que no hemos conseguido terminar durante el resto del año o para suceder un rato calmado disfrutando de otros videojuegos que nos proporcionan una destreza calmada y relajada, como ya vimos ayer con ‘Yonder: The Cloud Catcher