Hubo un tiempo en el que los Beat’em Up dominaban los videojuegos, con héroes de gigantes sprites, incontables matones pixelados y Final Bosses capaces de drenar monedas (o continuaciones) con quizas demasiada facilidad. De hecho, la MegaDrive fue una de las consolas por las que pasaron mas títulos, y