Cuando era apenas un adolescente, Julián de Zulueta contempló sorprendido la foto publicada por un diario francés en la que se veía a un miliciano abrazado a una momia bien conservada, que mantenía la barba y los ojos abiertos. Corría el año 1936 y el joven vivía por aquel