Hace unos días, el yihadista Khalid Masood sembraba el miedo en el centro de Londres, a la mismas puertas del Parlamento británico. Tan sólo un par de minutos antes, segun la exploración policial, habría destinado muchos mensajes cifrados a través de su smartphone. Este hecho ha sido el