Una compañia biotecnológica de Estados Unidos, Soccer Genomics, promueve una prueba de ADN para examinar los genes que tienen una relación directa con las destrezas que todo gamer de fútbol necesita. Eso es, al menos, lo que defiende la compañia en su página web, donde asegura que los resultados permitirán optimizar el rendimiento en velocidad, flexibilidad, fuerza, nutrición, disminuir el riesgo de lesión o incrementar la resistencia de los deportistas.

Soccer Genomics se jacta de usar en sus analisis “48 diferencias genéricas” y “50 años de ciencia” que han efecto en un “empoderamiento genético”, en referencia a DNA Empowered, la marca que aparentemente tiene registrada la empresa. Sus análisis genéticos se elaboran a partir de muestras de saliva, que el cliente toma en su propia home con un kit que le promete Soccer Genomics, con el objetivo de extraer el ADN y secuenciarlo.

La compañia no ha dudado en prometer un incremento en el rendimiento deportivo de los jugadores que se dominen a su test de ADN, sin haber aportado pruebas que indiquen como lleva a cabo los analisis ni haber comprobado la evidencia de las pruebas genéticas que comercializa. Soccer Genomics solo promete un informe de muestra en su pagina web(www) con resultados genéricos que han levantado numerosas críticas entre la sociedad científica.

Unos analisis genéticos “sin certezas”

La controversia sobre Soccer Genomics comenzó a raíz de un sms en Twitter® donde se difundía uno de sus vídeos promocionales. La compañia no promete mas fragmentos sobre los marcadores genéticos que analiza, los fundamentos científicos que apoyan los test de ADN que vende a 300 dólares o los motivos por los que usa unas variantes y no otras para demostrar una mayor o menor predisposición para la experiencia del fútbol. Con el fin de aclarar estas incógnitas, Hipertextual se ha puesto en contacto con la compañia y con su asesor científico, Raymond L. Rodríguez, profesor de Biología Molecular y Celular de la Universidad de California (Davis), sin recibir respuesta en el instante de la difusión de este artículo.

“Como alguien que ama el fútbol y la genómica, no veo como emparejarlas, fundamentalmente de este modo”, criticaba en su cuenta de Twitter® Paul Knoepfler, catedrático en el Departamento de Biología Celular de la Universidad de California (Davis). Por su parte, Mike McNamee, catedrático de Ética Aplicada en la Universidad Swansea, afirmaba actualmente en una entrevista que estamos lejos de una evidencia robusta que pueda apoyar el uso de pruebas genéticas para resolver la predisposición de los chicos a ciertas tareas físicas. El Consejo de Ciencia y Salud de Estados Unidos iba un paso mas allá y calificaba directamente los test de ADN de Soccer Genomics como “una estafa”, a través de un artículo muy rigido anunciado por Erik Lief en su pagina web.

Hasta la fecha se han realizado varias investigaciones para determinar, por ejemplo, el perfil genético de los futbolistas de élite, cuya condición física dista mucho de la de una persona corriente. Un repaso piloto anunciado en Translational Medicine @UniSa confirmaba que el rendimiento atlético es “un fenotipo complejo multifactorial”, es decir, que no depende solamente de vuestro ADN. Un año mas tarde, en diciembre de 2015, la revista British Journal of Sports Medicine publicaba una declaración de consenso que señalaba que “los test genéticos no juegan ningun papel en la identificación de talento o en la prescripción individual de entrenamiento para incrementar el rendimiento”, los 2 reclamos que maneja Soccer Genomics en sus campañas publicitarias para promover las pruebas de ADN.

“A pesar de la falta de evidencia, en los últimos años se ha observado la aparición de pruebas de comercialización directa que defienden ser capaces de reconocer los talentos atléticos de los niños”, sostenía el capítulo en British Journal of Sports Medicine. Los ingenieros advertían de que los objetivos de las industrias “eran principalmente los entrenadores y los padres”, que podrían ser víctimas de una tactica en la que “el nivel vigente de conocimiento este siendo mal representado con fines comerciales”. De ahí que la propia declaración aconsejase que ningun niño ni adolescente se sometiera a un analisis de ADN para definir o actualizar sus planes de entrenamiento o para reconocer talento, como cuentan en los avisos publicitarios este tipo de compañías.

“No veo en su web(www) ningun tipo de especificación técnica sobre esos test que ofrecen. En concreto, no especifica qué posiciones del genoma se analizan, ni qué variantes”, comenta a Hipertextual el Dr. Manuel Pérez Alonso, profesor del Departamento de Genética de la Universitat de València y jefe del Instituto de Medicina Genómica (Imegen). “Tal como lo presentan, desde despues me parece un servicio muy poco fiable y de dudosa utilidad”, lamenta el especialista. Su opinion es compartida por el Dr. Lluís Montoliu, investigador científico en el Centro Nacional de Biotecnología (CNB-CSIC). El maestro expone a Hipertextual que los analisis genéticos pueden resolver la causa de una enfermedad genética y apoyar a aprender la base de definidos caracteres o la predisposición o el riesgo de una patología, sin que esto signifique que esos trastornos vayan a ocurrir.

“Sí es cierto que se conocen variantes enzimáticas o modificaciones genéticas que parecen, en ejemplos celulares y/o animales, mas adecuadas que otras en pruebas de resistencia”, sostiene Montoliu, citando 2 artículos anunciados en la revista Biochimie y en la revista Journal of Biological Chemistry. El investigador sostiene que “existe una base genética significativo que decide vuestro metabolismo”, sin embargo, la dieta, el desarrollo y el ejercicio fisico además son factores clave. A su juicio, la oferta de Soccer Genomics “está al nivel de otras que juegan con correlaciones, mas o menos fundamentadas en algunos documentos científicos, sin embargo correlaciones al fin y al cabo, no certezas”.

Montoliu expone a Hipertextual que, a partir de la información de su pagina web, “se generan unas expectativas que no parecen sustentadas por documentos científicos que puedan mostrar”. El genetista critica que no se indique ni se enlace ninguna difusión que apoye las pruebas de ADN comercializadas por Soccer Genomics, lo que en su opinion hace que “la oferta y la supuesta correlación sean muy sospechosas”. “En fin, que si te sobran 300 dólares, pues adelante con ello, sin embargo yo no le doy credibilidad alguna. No creo que ni Messi ni Ronaldo hubieran conseguido ser detectados con este test”, ironiza. Estrellas del deporte como los futbolistas del F.C. Barcelona y del Real Madrid no fueron identificadas mediante pruebas de ADN, sino por observadores que apreciaron sus habilidades y les seleccionaron para trabajar en el preferible de los entornos hasta que aparecieron a ser los profesionales de hoy en día.